El Ayuntamiento de Trapagaran inaugura la plaza Franciscanas de Montpellier

plaza-franciscanas-1

Tiene 1.200 metros cuadrados y se encuentra situada en el cruce de las calles Funicular y José Rufino Olaso. Rinde un merecido homenaje a la congregación religiosa que, al término de la Guerra Civil, vino a Trapagaran para atender a las personas necesitadas

El Ayuntamiento de Trapagaran ha inaugurado esta mañana la nueva plaza que ha surgido en el cruce de las calles José Rufino Olaso y Funicular merced a la construcción de una promoción de viviendas privadas. Este nuevo espacio, de 1.200 metros cuadrados, ha sido bautizado con el nombre de Franciscanas de Montpellier en homenaje a la congregación religiosa que lleva 77 años afincada en la localidad minera. Se trata de una plaza que da acceso a las viviendas y que cuenta con jardines y zonas de estancia.

Franciscanas de Montpellier es una congregación religiosa que llegó a Trapagaran hace 77 años, a petición del alcalde de la época, José Urbieta, para hacerse cargo del cuidado de los niños huérfanos y ancianos abandonados al finalizar la Guerra Civil. Así, en sus inicios gestionaron el asilo donde atendieron a la gente necesitada del pueblo.

Aquel sencillo asilo de San José se quedó pequeño y en 1970, ante tanta necesidad de educación de los más jóvenes, se construyó un bello edificio en forma de “zeta” y rodeado de amplios jardines, el colegio Franciscanas de Montpellier que actualmente se encuentra en plena actividad. El número de hermanas que conforman la congregación ha ido decreciendo con el tiempo y en la actualidad está formada solamente por cinco mujeres que ya no imparten clase pero realizan otras funciones como atender el comedor, la portería del colegio y cuidar de las y los escolares.

Al acto de inauguración de la plaza han acudido las cinco religiosas, la dirección y el profesorado del colegio, una representación del alumnado, ex alumnos y alumnas y concejales y concejalas del Ayuntamiento, encabezados por el alcalde Xabier Cuéllar.

El primer edil ha destacado el papel fundamental que las Franciscanas de Montpellier han desempeñado en el municipio, de las que ha destacado los tres valores fundamentales que han desarrollado durante estos 77 años de estancia en Trapagaran: “la paz, la solidaridad y la convivencia”. Xabier Cuéllar cree que este gesto permitirá recordar a las generaciones futuras “que hubo un grupo de monjas que un día vino a Trapagaran para cuidar de las personas vulnerables y poco a poco se fueron vinculando y enraizando en el pueblo hasta convertirse en una de las instituciones más importantes”.

Sobre la plaza, Cuéllar ha manifestado que es “sencilla pero hermosa” y ha explicado que en una de las esquinas se han colocado los restos del antiguo lavadero de La Escontrilla, donde las mujeres del pueblo lavaban antiguamente la ropa a mano, para recordar la historia del municipio.

El tiempo en Bilbao

Eventos en Bizkaia

Publicidad

mayo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

El Ayuntamiento de Trapagaran inaugura la plaza Franciscanas de Montpellier

plaza-franciscanas-1

por

Tiene 1.200 metros cuadrados y se encuentra situada en el cruce de las calles Funicular y José Rufino Olaso. Rinde un merecido homenaje a la congregación religiosa que, al término de la Guerra Civil, vino a Trapagaran para atender a las personas necesitadas

El Ayuntamiento de Trapagaran ha inaugurado esta mañana la nueva plaza que ha surgido en el cruce de las calles José Rufino Olaso y Funicular merced a la construcción de una promoción de viviendas privadas. Este nuevo espacio, de 1.200 metros cuadrados, ha sido bautizado con el nombre de Franciscanas de Montpellier en homenaje a la congregación religiosa que lleva 77 años afincada en la localidad minera. Se trata de una plaza que da acceso a las viviendas y que cuenta con jardines y zonas de estancia.

Franciscanas de Montpellier es una congregación religiosa que llegó a Trapagaran hace 77 años, a petición del alcalde de la época, José Urbieta, para hacerse cargo del cuidado de los niños huérfanos y ancianos abandonados al finalizar la Guerra Civil. Así, en sus inicios gestionaron el asilo donde atendieron a la gente necesitada del pueblo.

Aquel sencillo asilo de San José se quedó pequeño y en 1970, ante tanta necesidad de educación de los más jóvenes, se construyó un bello edificio en forma de “zeta” y rodeado de amplios jardines, el colegio Franciscanas de Montpellier que actualmente se encuentra en plena actividad. El número de hermanas que conforman la congregación ha ido decreciendo con el tiempo y en la actualidad está formada solamente por cinco mujeres que ya no imparten clase pero realizan otras funciones como atender el comedor, la portería del colegio y cuidar de las y los escolares.

Al acto de inauguración de la plaza han acudido las cinco religiosas, la dirección y el profesorado del colegio, una representación del alumnado, ex alumnos y alumnas y concejales y concejalas del Ayuntamiento, encabezados por el alcalde Xabier Cuéllar.

El primer edil ha destacado el papel fundamental que las Franciscanas de Montpellier han desempeñado en el municipio, de las que ha destacado los tres valores fundamentales que han desarrollado durante estos 77 años de estancia en Trapagaran: “la paz, la solidaridad y la convivencia”. Xabier Cuéllar cree que este gesto permitirá recordar a las generaciones futuras “que hubo un grupo de monjas que un día vino a Trapagaran para cuidar de las personas vulnerables y poco a poco se fueron vinculando y enraizando en el pueblo hasta convertirse en una de las instituciones más importantes”.

Sobre la plaza, Cuéllar ha manifestado que es “sencilla pero hermosa” y ha explicado que en una de las esquinas se han colocado los restos del antiguo lavadero de La Escontrilla, donde las mujeres del pueblo lavaban antiguamente la ropa a mano, para recordar la historia del municipio.

backtotop