Desmontan una pasarela peatonal, perteneciente a la empresa Babcock, por seguridad

pasarela-babcock

El Consistorio ha ejecutado las obras de forma subsidiaria ante el silencio de los propietarios, que se negaban a tomar medidas a pesar del peligro. El Ayuntamiento también ha tapiado los accesos al edificio de oficinas para evitar la entrada de personas

El Ayuntamiento de Trapagaran ha desmontado una pasarela peatonal, propiedad de la empresa Babcock, para evitar riesgos a conductores y peatones. La estructura, situada sobre la carretera foral BI-3746, comunicaba las instalaciones de Babcock, en el barrio de Elguero, con la fábrica de Galindo. Su mal estado de conservación había sido advertido por la Ertzaintza al propio Ayuntamiento, que siguió los trámites habituales en estos casos: notificación a la empresa, concesión de un plazo de tiempo para llevar a cabo las obras y ejecución subsidiaria ante la falta de respuesta. A pesar del evidente peligro para la ciudadanía, la empresa ha vuelto a alegar que no tiene dinero para desarrollar esta actuación.

La concejala de Urbanismo y portavoz del equipo de gobierno, Ainhoa Santisteban, ha explicado que la Ertzaintza, en las reuniones de coordinación que mantiene con el Ayuntamiento para hacer seguimiento al caso de la empresa Babcock, “nos comunicó que las personas que accedían para recoger chatarra habían empezado a cortar las columnas que sujetaban la pasarela peatonal y advirtió del peligro que eso suponía. No en vano, la pasarela sobrevolaba la carretera que va de Ugarte a Sestao, que tiene un importante volumen de tráfico todos los días porque es una de las vías de acceso a los polígonos industriales”.

El Ayuntamiento informó rápidamente de esta situación a los administradores concursales de la empresa solicitándoles el desmontaje de la pasarela. La empresa, una vez más, ha hecho caso omiso al requerimiento y no ha atendido la petición de la administración local, procediendo el Ayuntamiento a ejecutar la obra de forma subsidiaria. Los trabajos se llevaron a cabo la semana pasada, durante la noche del miércoles 5 al jueves 6 de octubre, para causar el menor impacto posible al tráfico, ya que la carretera foral BI-3746 tuvo que ser cortada en ambos sentidos de circulación. La actuación ha tenido un coste de 13.019 euros, de los cuales 2.462 euros corresponden al proyecto de derribo y 10.557 euros al desmontaje de la pasarela. El Consistorio trapagarandarra mandará la factura a la empresa Babcock para tratar de cobrarla cuando ésta disponga de fondos.

Tapiado del edificio de oficinas

El Ayuntamiento de Trapagaran ejecutó también este verano las obras de tapiado de la primera planta del edificio de oficinas de la empresa Babcock, realizando un gasto de 8.000 euros. Este inmueble había sufrido varios incendios provocados por grupos de personas que se colaban en el interior de las instalaciones. Antes de actuar, el Consistorio se dirigió a los administradores concursales para pedirles que adoptaran medidas de seguridad, pero la respuesta no fue la deseada por las autoridades locales, que se vieron obligados a intervenir de forma subsidiaria para frenar esta oleada de incendios y transmitir tranquilidad a los vecinos y vecinas del barrio de Elguero.

Hasta la fecha, el municipio minero lleva gastados más de 40.000 euros en las instalaciones de la empresa Babcock ante la negativa de sus responsables a ejecutar las obras que se le demandan desde el Ayuntamiento. Y es que en 2013 el Consistorio minero ya realizó un primer gasto de 20.000 euros para tapiar los accesos a la escuela de aprendices y los laboratorios y evitar que los edificios fueran saqueados.

Para el alcalde de Trapagaran, Xabier Cuéllar, el relato de estos hechos deja claro que los propietarios de la empresa “están haciendo una dejación de su responsabilidad ante un grave problema de seguridad que existe en sus instalaciones”. Por el contrario, Ainhoa Santisteban ha resaltado el papel del Ayuntamiento “que no ha dudado en actuar a pesar de que no somos los propietarios y sabiendo que será complicado recuperar el dinero gastado”.

El tiempo en Bilbao

Eventos en Bizkaia

Publicidad

mayo 2019
L M X J V S D
« Abr    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Desmontan una pasarela peatonal, perteneciente a la empresa Babcock, por seguridad

pasarela-babcock

por

El Consistorio ha ejecutado las obras de forma subsidiaria ante el silencio de los propietarios, que se negaban a tomar medidas a pesar del peligro. El Ayuntamiento también ha tapiado los accesos al edificio de oficinas para evitar la entrada de personas

El Ayuntamiento de Trapagaran ha desmontado una pasarela peatonal, propiedad de la empresa Babcock, para evitar riesgos a conductores y peatones. La estructura, situada sobre la carretera foral BI-3746, comunicaba las instalaciones de Babcock, en el barrio de Elguero, con la fábrica de Galindo. Su mal estado de conservación había sido advertido por la Ertzaintza al propio Ayuntamiento, que siguió los trámites habituales en estos casos: notificación a la empresa, concesión de un plazo de tiempo para llevar a cabo las obras y ejecución subsidiaria ante la falta de respuesta. A pesar del evidente peligro para la ciudadanía, la empresa ha vuelto a alegar que no tiene dinero para desarrollar esta actuación.

La concejala de Urbanismo y portavoz del equipo de gobierno, Ainhoa Santisteban, ha explicado que la Ertzaintza, en las reuniones de coordinación que mantiene con el Ayuntamiento para hacer seguimiento al caso de la empresa Babcock, “nos comunicó que las personas que accedían para recoger chatarra habían empezado a cortar las columnas que sujetaban la pasarela peatonal y advirtió del peligro que eso suponía. No en vano, la pasarela sobrevolaba la carretera que va de Ugarte a Sestao, que tiene un importante volumen de tráfico todos los días porque es una de las vías de acceso a los polígonos industriales”.

El Ayuntamiento informó rápidamente de esta situación a los administradores concursales de la empresa solicitándoles el desmontaje de la pasarela. La empresa, una vez más, ha hecho caso omiso al requerimiento y no ha atendido la petición de la administración local, procediendo el Ayuntamiento a ejecutar la obra de forma subsidiaria. Los trabajos se llevaron a cabo la semana pasada, durante la noche del miércoles 5 al jueves 6 de octubre, para causar el menor impacto posible al tráfico, ya que la carretera foral BI-3746 tuvo que ser cortada en ambos sentidos de circulación. La actuación ha tenido un coste de 13.019 euros, de los cuales 2.462 euros corresponden al proyecto de derribo y 10.557 euros al desmontaje de la pasarela. El Consistorio trapagarandarra mandará la factura a la empresa Babcock para tratar de cobrarla cuando ésta disponga de fondos.

Tapiado del edificio de oficinas

El Ayuntamiento de Trapagaran ejecutó también este verano las obras de tapiado de la primera planta del edificio de oficinas de la empresa Babcock, realizando un gasto de 8.000 euros. Este inmueble había sufrido varios incendios provocados por grupos de personas que se colaban en el interior de las instalaciones. Antes de actuar, el Consistorio se dirigió a los administradores concursales para pedirles que adoptaran medidas de seguridad, pero la respuesta no fue la deseada por las autoridades locales, que se vieron obligados a intervenir de forma subsidiaria para frenar esta oleada de incendios y transmitir tranquilidad a los vecinos y vecinas del barrio de Elguero.

Hasta la fecha, el municipio minero lleva gastados más de 40.000 euros en las instalaciones de la empresa Babcock ante la negativa de sus responsables a ejecutar las obras que se le demandan desde el Ayuntamiento. Y es que en 2013 el Consistorio minero ya realizó un primer gasto de 20.000 euros para tapiar los accesos a la escuela de aprendices y los laboratorios y evitar que los edificios fueran saqueados.

Para el alcalde de Trapagaran, Xabier Cuéllar, el relato de estos hechos deja claro que los propietarios de la empresa “están haciendo una dejación de su responsabilidad ante un grave problema de seguridad que existe en sus instalaciones”. Por el contrario, Ainhoa Santisteban ha resaltado el papel del Ayuntamiento “que no ha dudado en actuar a pesar de que no somos los propietarios y sabiendo que será complicado recuperar el dinero gastado”.

backtotop